El tantra es una tradición de enseñanza espiritual con registros de más de 2.500 años de existencia. La única corriente espiritual donde el sexo no es relegado, ni tratado como tabú, sino que es abarcado como parte del camino de despertar de conciencia del individuo. Nace en India, donde asume las más variadas formas de culto y práctica. Y luego se expande a China, influenciando el milenario sistema taoísta de cultivo de la energía vital. Por fin, es incorporado a las enseñanzas del Dzogchen y del budismo tibetano (o budismo tántrico). A la vez en que está muy cercano al yoga, también puede ser interpretado como su antítesis. Tantra es una palabra que abarca escuelas e ideas tan diversas, que su definición es siempre muy relativa.

 

En traducción literal, tantra significa trama. Es una práctica que nos hace conscientes del tejido que interconecta a toda la realidad. Los sábios tántricos, miles de años antes de la física cuántica, nos enseñaban que la base de la realidad es el vacío (princípio de Shiva) y la naturaleza de la materia es la vibración (Shakti). En un átomo, el elemento vacío es tan grande, que si imagináramos su núcleo con 1 cm, ¡el electrón más cercano, además de invisible, giraría a medio kilómetro de distancia!

La base del tantra es la aceptación de lo que es. O sea, dejar de luchar contra la naturaleza de la realidad para entrar en armonía con ella. Entonces surge la conciencia, la compasión, la sabiduría y la felicidad naturales y auténticas.

La meditación (atención plena) es el camino para lograrlo. Se practica para soltar las resistencias contra el flujo de la vida y permitir que nuestra mente condicionada se abra a las infinitas posibilidades de la inteligencia universal suprema; sábia, abundante, libre de prejuicios, patrones heredados y limitaciones autoimpuestas.

 

"El espíritu no es un concepto místico. El espíritu de una persona se manifiesta a través de su vitalidad, del brillo de sus ojos, la resonancia de su voz y en la facilidad y gracia de sus movimientos. Éstas cualidades se relacionan y se originan desde el alto nivel de energía del cuerpo. Sintiendo la armonía entre la pulsación interna del cuerpo y la del universo, nos identificamos con lo universal, con Dios. Somos como diapasones vibrando en la misma frecuencia."

Alexander Lowen

Crisis y Tratamiento de Emergencias Espirituales (2a parte)

"Un número creciente de personas involucradas en la transformación personal están experimentando emergencias espirituales y crisis de emergencia espiritual — procesos de crecimiento y mudanza que pueden volverse caóticos y abrumadores. (...) En muchos casos, nuevos reinos de experiencia mística y espiritual entran en sus vidas de forma repentina y dramática, trayendo miedo y confusión. Éstas personas pueden sentir tremenda ansiedad, dificultad para tirar adelante con la vida diaria, el trabajo y las relaciones, incluso llegando a temer por su sanidad mental.
Infelizmente, mucho de la psiquiatría moderna ha fracasado en diferenciar éstos episodios de las enfermedades mentales. Como resultado, a menudo las crisis de transformación son suprimidas por una rutina psiquiátrica, medicación e incluso el ingreso hospitalario."

Stanislav Grof y Christina Grof

El número de personas buscando algún refugio o alternativa vital en la espiritualidad es algo que solo crece desde que las milenarias enseñanzas filosóficas y religiosas de oriente se han difundido en todo el mundo. Y más recientemente, hay un enorme rescate de tradiciones espirituales de pueblos nativos, especialmente los indio-americanos.

El frenesí alrededor de éstas prácticas es grande. En un contexto responsable, pueden traer más conciencia y vitalidad  al individuo. Pero a la vez, hay un tipo de carrera hacia atajos que nos liberen del sufrimiento como en un truco de magia. La consecuencia natural de ello es que cada vez más personas experimenten efectos secundarios indeseables, a veces bastante graves.

 

Psicoactivos sintéticos como el MDMA y el LSD; medicinas nativas como las setas, el peyote, la ayahuasca…; la meditación regular y prolongada (budista, vipassana de Goenka, advaita...); técnicas de cultivo de la energía vital / sexual (tantra, taoísmo, yoga). Todas estas maravillas de la sabiduría humana están diseñadas para impulsar la emergencia espiritual. La crisis surge cuando el individuo pierde calidad en su capacidad de funcionar, regularse y relacionarse con los demás. Éstas crisis son mucho más comunes que lo que cuenta la publicidad alrededor de los benefícios de prácticas que tradicionalmente ocurrían en círculos cerrados y protegidas por linajes ancestrales.

La situación de una persona en crisis de emergencia espiritual es dramática. Es difícil encontrar ayuda eficaz. Uno pisa un terreno que ha superado la capacidad de ayuda del maestro (ésto cuando lo hay). A la vez, hay poquísimos terapeutas con conocimiento y experiencia efectivos sobre el tema. La psiquiatría tradicional suele ayudar, conteniendo la urgencia (cuando los fármacos funcionan). Pero el contenido inconsciente que se despliega en la emergencia espiritual difícilmente puede ser elaborado sin terapia. Los fenómenos físicos, emocionales, psíquicos y energéticos superan el conocimiento común. Es una situación muy poco conocida.
 

Yo he vivido dos crisis de emergencia espiritual muy serias como consecuencia de técnicas de meditación y cultivo energético. Me traté con algunos profesionales reconocidos como autoridades en el tema y empecé a formarme como terapeuta movido por la necesidad de superarlo. Llevo casi 10 años en un proceso intenso y dinámico que probablemente durará por toda la vida. El trabajo que he desarrollado compila herramientas de las más variadas fuentes de conocimiento en el ámbito terapéutico. Un trabajo integrativo, desde lo cognitivo a lo transpersonal, con énfasis en el cuerpo y las emociones.

Fondo-Alma-Head.jpg

Alma: Tantra y Espiritualidad (1a parte) 

Crisis de Emergencia Espiritual (2a parte)

¡Síguenos!

Barcelona  /  São Paulo

+34 617 706 873

  • Facebook

biza      animah.org